“Bienvenido Mr. Tesla”

 
 
        La histeria y falsas ilusiones que está levantado en parte de España, incluida Zamora, la noticia de que esta fábrica americana de automóviles eléctricos quiere instalar una planta de fabricación en Europa, sin definir plazos, se parece fehacientemente al argumento de la película de los años cincuenta “Bienvenido Mr. Marshall” del director Luis García Berlanga. De pronto han aparecido como hongos alcaldes tipo al de Villar del Río representado por el entrañable Pepe Isbert. No sólo alcaldes sino también presidentes de diputaciones de múltiples provincias españolas.  Casi todos los españoles conocemos el argumento de tan afamada película, así como su final. Los ciudadanos se quedaron con cara de tontos por el ridículo que hicieron. Y cada uno volvió a su miseria cotidiana.

Todo este sueño se ha construido desde la pobre y triste realidad que nos rodea y eLa histeria y falsas ilusiones que está levantado en parte de España, incluida Zamora, la noticia de que esta fábrica americana de automóviles eléctricos quiere instalar una planta de fabricación en Europa, sin definir plazos, se parece fehacientemente al argumento de la película de los años cincuenta “Bienvenido Mr. Marshall” del director Luis García Berlanga. De pronto han aparecido como hongos alcaldes tipo al de Villar del Río representado por el entrañable Pepe Isbert. No sólo alcaldes sino también presidentes de diputaciones de múltiples provincias españolas.  Casi todos los españoles conocemos el argumento de tan afamada película, así como su final. Los ciudadanos se quedaron con cara de tontos por el ridículo que hicieron. Y cada uno volvió a su miseria cotidiana.l escaso porvenir que nos amenaza. Con estos ingredientes es fácil caer en esta histeria, algo paleta y subdesarrollada, a la que se suman instituciones de todo tipo. Cosas más sencillas no somos capaces de hacer por nosotros mismos y esperamos que nos caigan del cielo como un milagro inesperado. Cada uno se monta su propia ilusión sin tener en cuenta la cruda realidad.

Toda empresa de esta envergadura exige, entre otras cosas, de la existencia de un tejido productivo, empresarial y tecnológico importante donde se apoya la empresa que se quiere instalar. ¿Dónde existe esa realidad en nuestra provincia?

Personalmente siento vergüenza por los comportamientos que estoy viendo en nuestros representantes políticos al tratar este asunto. Parece que no tienen mejores cosas que hacer que subirse al carro de la demagogia. Es muy fácil celebrar plenos institucionales para apoyar mociones como las que se están haciendo. No cuesta ningún esfuerzo levantar la mano dando su apoyo. Lo que cuesta es trabajar día a día, desde la colaboración institucional, dejando a un lado personalismos políticos de bajo nivel. Eso es lo que los zamoranos echamos de menos todos los días.

Yo les sugiero, si quieren tratar el tema con seriedad, que Ayuntamiento y Diputación formen un grupo de trabajo conjunto, que lo doten de recursos económicos, que contraten un facilitador internacional para conocer los planes de Tesla en los aspectos siguientes: fecha aproximada de la decisión empresarial, necesidades de terrenos y su ubicación cercana a vías de comunicación, ayudas nacionales y regionales que quieren obtener, puestos de trabajo previstos, tejido empresarial necesario, potencia energética que precisan, etc, etc., etc. Cuando hayan hecho todo esto, que salgan a los medios de comunicación y nos informen. Mientras, se queden calladitos. A los ciudadanos ya nos basta con la verdadera película de “Bienvenido Mr. Marshall”..

Antonio Gallego
Miembro del Foro Ciudadano de Zamora
Zamora, 4 de febrero de 2018


 
 
 
 
Volver
Subir